Las escaleras se suben de frente

LasEscaleras
Aquí tendría que leerse una descripción de Las escaleras se suben de frente. El autor está confundido, Iván Martínez, al que algunos llaman El Señor Martínez, no está del todo seguro de la travesía que emprende, del final de la escalera. Le gustaría decir categórico que es un programa musical, un periplo a través del pensamiento, la cultura y las artes, una miscelánea, un programa de entrevistas, uno de crítica cinematográfica, de filosofía, de poesía; le gustaría escribir que es lo mejor que ha hecho en su vida, de su vida y en subida, que cambiará el modo de ver y conducirse del ciberescucha en la vida; le gustaría escribir it's a show about nothing. El autor no quiere perderse en la confusión, tal vez trate de todo eso, tal vez tenga que temperar sus ánimos, en todo caso él yace en su confusión y dice que sí es un programa de todo eso… pero, el incómodo pero aparece, todo según él lo entiende, quizá por ese mismo caos al autor le gusta recordar que Las escaleras se suben de frente.
Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
facebook   TwitterIcon
Ivan Martínez. Alguna vez escuchó que Cri‐cri aprendió casi todo lo que sabía, que era mucho, de los libros e intentó imitarlo. Con el tiempo se hizo editor de libros de poesía y descubrió que la belleza se consume no se vende. No tiene una radio de onda corta pero sí una App que le permite escuchar alguna impronunciable estación de radio noruega. Hizo un podcast al que tituló El diario extravagante; después otro: El Cuarto de la quinta, y uno más: A través del espejo y lo que el ocio encontró ahí. Condujo un programa de radio por internet, Miscelánea pop, y la primera crítica que recibió fue de una señora (de la cual omite su nombre por ignorancia y decencia) quien dijo no entender por qué había mencionado la palabra "chingar" al aire, agregó que sentía como si estuviese escuchando Telehit. Sobre la duda de la señora aún medita y sobre sus confusiones sólo sonríe con la misma sonrisa que esbozó cuando lo calificaron de irreverente, aquella de cuando su pequeño sobrino le aseguró que al cereal no se le pone leche.

Agradecer

Octubre 5, 2015
 

Enfermar

Septiembre 28, 2015
 

Dolerse

Septiembre 21, 2015
 

Alejarse

Septiembre 14, 2015
 

Vagar

Página 1 de 6