banner-principalcdmx Gobierno del Distrito Federal Secretaría de Cultura Código CDMX, radio cultural en línea

"Prefiero escuchar a Beyoncé que escuchar a los Sex Pistols": Penny Rimbaud

18447427 10154820884613402 1703890367651569681 n

 

Tras irrumpir hace 40 años en la escena musical mundial, el punk aún se mantiene como uno de los movimientos que abrieron la puerta a un sinfín de propuestas artísticas; visceralidad, hedonismo, letras cargadas de problemas sociales y políticos, además de una furiosa estridencia fueron elementos fundamentales de su existir, así lo describió Penny Rimbaud líder de la legendaria agrupación británica de punk Crass a cuatro décadas de su nacimiento.

 

Como parte del ciclo conversatorio Ver arder la ciudad: 40 años de punk, el también poeta y activista nacido en South West London tomó las instalaciones del Gato Calavera en su primera visita a México para charlar acerca de la evolución (o involución) del movimiento con el fluir de los años y de como se ha transformado meramente en una etiqueta y un sub-genero más del rock.
 
"En 1977 escribí una canción para el primer disco de Crass que se llama Punk is dead  y aunque era un poco en sentido de humor también decía algo; no compres ni caigas en la trampa de las etiquetas, los uniformes, el punk se estaba convirtiendo en un ghetto en ese entonces yo vi el peligro dentro de todo eso y la rola se volvió una espacie de profecía, el punk si ha muerto" señaló Rimbaud.
 

 
  
"Para mi el punk dejó de ser punk a mediados de los años 80 ya había muy pocas personas generando nuevas cosas y ya no se hablaba de los problemas sociales y económicos ni nada, más bien era como escuchar música, no hacer nada al respecto de las cosas que sucedían, muchas bandas de aquel entonces ya se reunieron pero siguen cantando de las mismas cosas y eso nos da a entender muchísimo por que en vez de actualizarse y cantar sobre las nueva situaciones simplemente es cantar y cantar sobre cosas que ya pasaron, ya no tiene tanto sentido", añadió el también escritor.
 
Así mismo aseguró que el punk se mantuvo con un mismo discurso y se aisló otras posibilidades exteriores al género fue entonces cuando perdió poder y ya no tuvo más que decir. "Realmente se abrió un vacío que hasta la fecha no ha sido llenado, a diferencia de la comunidad afroamericana y lo que están generando, ellos si siguen protestando y creando nuevas cosas pero creo que el punk ya no tiene eso y es algo que definitivamente tenemos que buscar". "Creo que ya no tenemos que esperar nada del punk, sería más bien que cada uno trabaje y lo mejore (el punk) es nuestra responsabilidad y cada quien debe hacerlo por si mismo". 
 
El baterista y mente detrás de Crass rodará por la Ciudad de México para celebrar 40 años del movimiento que cimbró la industria musical a finales de los 70; hoy, 18 de mayo, estará en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM con la charla  Politic kills: Punk y transformación social, mientras que el viernes 19 de mayo compartirá su filosofía con Nos deben una vida. Encuentro en el Centro Cultural Casa de Ondas
 
 20170517 141921 opt
 
"Personalmente nunca me ha gustado eso de la comercialización, las mercancías y todo eso, nunca me gustó que hubiera playeras de Crass y que las personas se las pusieran, a los libros y a los medios masivos les gusta hablar del punk como un producto, no quieren saber sobre las personas verdaderas que están dentro de todo ese movimiento donde se identificaron y que generan nuevas formas de vida", apuntó. 
 
"Los medios de comunicación prefieren hablar de Johnny Rotten y su corte de cabello, por mi está bien pero prefiero escuchar a Beyoncé que a los Sex Pistols", finalizó Rimbaud.